CEMIL

Usted está aquí: Saltar la barra de navegación de las migas Centro de Educación Militar -   Información de interes -   Medios Informativos -   Palabras de nuestro Director, Oficial postulado al Curso de Altos Estudios Militares (CAEM)

Fin barra de navegación de las migas


Palabras de nuestro Director, Oficial postulado al Curso de Altos Estudios Militares (CAEM)

10 de noviembre de 2016

En este día tan especial, cerca de tres décadas al servicio de la patria y fiel al juramento sagrado a la bandera, expreso mi enorme felicidad y satisfacción por el deber cumplido en cada tarea encomendada hasta este punto de mi vida. En mi corazón y oraciones, todos aquellos que lo han entregado todo por esta causa y nos acompañan desde la eternidad, a la diestra de Dios, así como quienes lidian con las heridas y cicatrices de la guerra, en libertad o privados de ella, con sus seres queridos.
Inmensa gratitud a Dios, mi familia, lanzas, garras, superiores, compañeros y subalternos, así como a todos los demás amigos que me han premiado con su crédito y confianza. Gracias a todos los que conmigo han cumplido la misión en cada unidad de la que he sido parte y han sido fundamentales en mi desarrollo personal y profesional. Gracias a todos los que han llorado y reído conmigo bajo el fragor de inimaginables circunstancias aferrados a la fe en Dios, con quien todo se puede, porque es él quien nos ha fortalecido. A mi amado Ejército, que me ha permitido nacer, crecer y materializar cada una de mis ilusiones, toda mi lealtad.

Gracias por permitirme consagrar mi vida en la vocación más valiosa y honrosa que he hubiera podido heredar, rodeado de seres excepcionales de quienes cada día aprendo y crezco. Si tuviera la oportunidad de retroceder el tiempo, no dudaría un instante cruzar de nuevo la puerta de muralla de nuestra Escuela Militar para consagrar a Colombia, la patria querida, vida-sangre-dicha y amor.

En absoluta consciencia y con eterna gratitud, me encuentro rodeado de mi familia deseando lo mejor para todos, listos para aceptar con nobleza la voluntad del todopoderoso y la decisión del mando para seguir sirviendo, donde sea requerido, con o sin uniforme, pero con la impronta imborrable en el corazón de eternamente "SOLDADO" para servir y defender.

"La fortaleza del hombre radica en su fe y el dominio de sí mismo. Su grandeza se conoce en la humildad de su alma, la honradez de su espíritu y su inagotable voluntad de vencer".

Gracias, fuerte abrazo y Dios les bendiga

Coronel Raúl Hernando Flórez Cuervo
COMPARTIR

Horario Atencion: 08:00 - 12:00 y 14:00 - 18:00
claudia.ruiz29@gmail.com