CEMIL

Usted está aquí: Saltar la barra de navegación de las migas Centro de Educación Militar -   Información de interes -   Medios Informativos -   La inolvidable experiencia de un soldado extranjero en Bogotá

Fin barra de navegación de las migas


La inolvidable experiencia de un soldado extranjero en Bogotá

01 de diciembre de 2016

El memorándum llegó y la decisión ya había sido tomada por el Capitán encargado de postularme a un curso en el exterior, me iba para Colombia a capacitarme en el Centro de Educación Militar (CEMIL) en Planeamiento de Operaciones, fue así como después de cumplir con cada requerimiento tanto físico como mental nos embarcamos en un viaje que desde principio a fin fue ejemplar y sin contratiempos.
La inolvidable experiencia de un soldado extranjero en Bogotá Teniente de Navío Armada de la República Dominicana, Lic.Mario Enrique Ogando Álvarez
Ampliar Imagen [+]
Al llegar al Aeropuerto El Dorado de Bogotá nos esperaba un Oficial Superior y otro militar extranjero, que como yo, tenía miles de expectativas sobre las atenciones, los instructores, el alojamiento, los demás participantes y sobre la desconocida ciudad que nos dio una fría bienvenida y que poco a poco a medida en que nos íbamos adentrando a lo que realmente era la capital de Colombia y a su gente el calor iba contrarrestando los 16 grados Celsius que erizaban mi piel ya acostumbrada a las altas temperaturas de mi calurosa y ardiente República Dominicana.

Siempre con puntualidad llegábamos y partíamos a los destinos presupuestados, en los recesos y almuerzos departíamos con nuestros compañeros de curso, quienes compartían sus costumbres, experiencias y temas de actualidad de sus países de origen, haciendo que el tiempo pasara muy rápido.

En el auditorio y las aulas se evidenció el nivel de integración que teníamos, hasta el punto en que como no todos entendían Español o Inglés, los traductores interpretaban incluso los chistes para que nadie se quedara sin comprender lo que en el aula se decía.

Con el paso de los días se logró romper el iceberg que nos brindó la primera vez el clima de Bogotá con la calurosa acogida de cada uno de los militares colombianos que nos ofrecieron sus orientaciones y nos dedicaron parte de su valioso y comprometido tiempo.

Jamás pensé que en tan poco tiempo llegara a no echar de menos a los hermanos de armas de mi país, pero es que con tan finas atenciones quién no se adapta a lo bueno, a lo interesante y a lo que es realmente trabajar y aprender en equipo.


Finalmente, no tendría que pensar si me preguntaran en quién quisiera reencarnar, pues pediría volver a nacer militar, pero esta vez siendo un Soldado u Oficial colombiano.
COMPARTIR

Horario Atencion: 08:00 - 12:00 y 14:00 - 18:00
claudia.ruiz29@gmail.com